El sur

El sur Recordar es un ejercicio como trotar La memoria es un m sculo y si no la ejercitas se oxida dice Daniel Villalobos a prop sito de El sur su primer libro Elaborado a partir de una veintena de rela

  • Title: El sur
  • Author: Daniel Villalobos
  • ISBN: 9789569450013
  • Page: 395
  • Format: Paperback
  • Recordar es un ejercicio, como trotar La memoria es un m sculo y si no la ejercitas, se oxida , dice Daniel Villalobos a prop sito de El sur, su primer libro Elaborado a partir de una veintena de relatos autobiogr ficos, el cr tico de cine de La Tercera reconstruye no s lo su infancia en Temuco , tambi n el paisaje emocional donde creci en los 70.

    One thought on “El sur”

    1. Libro con historias que podrían pensarse como cuentos. Se muestra la vida de provincia cuando no se tiene mucho, cuando no pasa mucho, pero aún así la vida siempre te da historias.La forma de contar las historias es muy amistosa y se disfruta la lectura. En algunos pasajes sentí poca empatía ocn el autor por su forma de alejarse de los eventos y ser mas un espectador.El final me gustacuando dice que el libro lo escribió para no olvidar, ya que es tán fácil olvidar.

    2. ¿Conjunto de relatos autobiográficos? (aunque eso en realidad no importa): la pobreza económica, la marginación social y la memoria son ingredientes de una rabia nostálgica que desnuda trancas y oscuras vivencias del más crudo "chilean gothic". La provincia chilena en su mutismo pequeño, empobrecido y siniestro.

    3. Es bonito toparse con relatos tan honestos y vulnerables, que sin apabullarte de frases reflexivas, logran emocionar tan profundamente. Soy un convencido de que la buena literatura no necesariamente es aquella que se unta en la pomposidad. No es suficiente. Para un relato autobiográfico como este, es necesario desnudar la experiencia y conciliarla con la Palabra, y precisamente aquello es logrado magistralmente por Villalobos en este libro.Algo que me gusta muchísimo de estos relatos es cómo [...]

    4. Me crié bajo la torpe creencia que vivir en Santiago es totalmente distinto a cualquier cotidiano fuera de la capital. Encontrarme con "El sur" significó acabar con el mito. Temuco podía ser San Bernardo y viceversa. Yo podía ser Daniel y él podía encajar perfectamente dentro de mi verdad. Hay una frase del libro que creo logra resumir esta conexión "nos enseñaron a despreciar el lugar donde crecimos". A mí me enseñaron que debía estudiar, aprender todo lo que mi familia no pudo y ech [...]

    5. Escribir para no olvidar. El ejercicio de la memoria literaria no está reservado para los viejos, sino para quienes quieran comprender por qué son quienes son y no los que alguna vez planearon ser.El Sur es un accidente, pero es el que toca. El gran valor de Villalobos es atreverse a desnudar su propia matriz, donde terminamos reconociéndonos como pelotudos y hermanos de generación. No es un relato que funcione fuera del origen, ni debe serlo. No es épica, es memoria. Otros lo harán mejor, [...]

    6. Pareciera que los autores chilenos sufren con la memoria y su uso (o desuso) y les encanta llenar los vacíos con escritura, buscar en la ficción las respuestas y luces que la oscuridad de los recuerdos olvidados o cambiados les quitan el sueño en el presente. Es casi un ejercicio historiográfico de la psiquis lo que realiza Villalobos con este libro, lleno de anécdotas donde la amargura, algo de resentimiento no disimulado, la pobreza dura, pero también la nostalgia más pura y que a duras [...]

    7. El Sur es brutal y seco. El making of sin épica de un western cuando nadie está filmando. El paisaje de infancia que nos tocó a los provincianos pobres desarraigados que deambulamos por Santiago, con la mochila deshilachada de una memoria que no se decide entre ser horrible o entrañable, la rabia de estar anclado a amar lo que odias.

    8. Lo mejor es el sentimiento de experiencias compartidas, de hechos similares y sentimientos parecidos al autor. Lo increíble, es que te trae las experiencias de la niñez, donde creciste y lo que significaba cada uno de los edificios (especialmente la Biblioteca Municipal).Lo mejor de lo mejor

    9. Empezaremos diciendo que la aparición de El Sur (Los libros que leo, 2012), de Daniel Villalobos es una marca, un hito de renovación, o de ventilación de la narrativa chilena. Estas situaciones suceden periódicamente, aunque no con la frecuencia que se necesita para animar un escenario literario que, por lo general, retoza más bien en la comodidad fácil de los libros que se venden bien, antes de ser remecido por los libros que están bien hechos.La buena literatura suele surgir cuando el e [...]

    10. Con frecuencia se postula al libro como una extensión de la memoria, y se compara a la tarea del autor con un cuidadoso recordar. Luego viene la advertencia: recordar no es fácil, ni mucho menos gratuito. Confío que todos los hombres, por hombres que son, tienen en los anaqueles de su memoria un par de libros prohibidos que no quieren ni abrir ni pueden quemar, por cruel amor a su identidad. Será por eso que cuando leemos la bitácora de viaje de algún valiente adentrándose en su propio in [...]

    11. Un relato que se despliega exento de maniobras y piruetas artificiosas. En este sentido, me parece una propuesta que cumple con sinceridad los propósitos que se plantean en las primeras páginas del libro y que, finalmente, logran cauterizar simbólicamente la herida inducida por el recuerdo.Aunque preciso en su lenguaje y cautivador en su forma, pierde intensidad a medida que la atmósfera sureña a la cual alude no queda fielmente ilustrada. Más allá de considerar este punto un detalle esce [...]

    12. Adhiero a las buenas críticas que ha tenido El Sur de Villalobos, adhiero a su espíritu periférico que finalmente es profundamente chileno: una incomodidad permanente, estar siempre alerta a no "cagar" como en el brutal retrato que hace el autor sobre el internado al que fue. O la constante sensación de voyerismo gore en historias como la del hijo gay del millonario sureño y para qué decir su certera mirada al clasismo y a la paternidad en relatos de los que uno no se despega. Villalobos s [...]

    13. Daniel Villalobos sigue demostrando ser una de las plumas más notables del Sur de Chile. A pesar de que hubiese preferido leer, como primer libro de Villalobos, alguna historia con la narrativa de ficción que le caracteriza, este libro que se traduce en una especie de autobigrafía (recolectando recuerdos de su infancia, adolescencia y juventud) es una muestra más de su talento y versatilidad.Un libro recomendable para todo sureño que haya vivido la década de los 80's en esas tierras.

    14. Sin duda, un libro que toca a más de algún provinciano (como yo, y sin ánimos de ofender a nadie) que pernocta por la capital. Es, a la vez, un texto triste, evocador y desgarrador. Buen libro del Sr. Villalobos.

    15. Es un libro notable, está escrito con la soltura de quien no se avergüenza de su pasado, o tal vez sí lo hace pero sabe que no tiene sentido y prefiere relatar con tranquilidad episodios memorables de su vida que rescata del olvido para plasmarlos en más de algún recuerdo ajeno.

    16. Me gustó. Buena pluma. Un poco amargo eso sí. Me tocó conocer Temuco justo a partir de cuando Villalobos lo dejó y desde otra perspectiva tan diferente. Me muero de ganas de conocer la opinión de varios amigos Temucanos.

    17. Un libro que te toca la fibra de los recuerdis al punto de invitarte al ejercicio de preguntarte qué parte de esa persona que pensabas que serías, eres hoy y escudriñar tus recuerdos en el intento.

    18. "Empecé a escribir del sur porque lo estaba olvidando".Hace tiempo que no me entusiasmaba tanto leyendo autobiografía.

    19. divertido y a ratos emocionante. Destaco los capítulos: "El sur y los libros" y "El sur y el verano" que me identificaron harto. mención especial en los que sale "El Tótem"

    20. Lo leí de una sentada. Hizo que me conmoviera y me emocionara al recordar mi propia infancia en provincia.

    21. Más que del sur, este libro es del origen. Hilvana ideas y sentires de todos aquellos que no nacen en el privilegio.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *