One thought on “También las estatuas tienen miedo”

  1. "Venía intentando abandonar el vicio de comerme las uñas, pero con todo lo que me había pasado últimamente no había podido contenerme" Me encantó este libro, que sin duda, es para muy menores de edad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *